Electrificación del transporte, cuestión de impuestos?

Partimos de la actual situación de crisis, en la que una balanza de pagos negativa obliga al estado a financiarse, junto con el déficit público, exponiéndonos a la prima de riesgo e hipotecándonos a futuro, obligados a pagar esa deuda.

Uno de los caminos para salir de una crisis es el incremento de la exportación, que ya no podemos apalancar mediante devaluaciones, sino ganando en competitividad (menores costes laborales, mejor productividad e intensidad energética, innovación, venta de valor, etc – como refería José María O’Kean en un post reciente). Pero no se logra el efecto positivo si no se reducen las importaciones y las salidas de rentas, pues si sigue habiendo déficit en balanza de pagos seguirá aumentando la necesidad de deuda. En este punto, España tiene un problema, pues las importaciones energéticas tienen un peso muy importante (aprox 25% de importaciones y en crecimiento) y se ve afectado por la volatilidad y el crecimiento de precio, por lo que compensa parte de la reducción. Aunque ha mejorado, aún hay déficit por cuenta corriente, como explica en este post Rafael Pampillón del IE Business School.

Parecería lógico reducir estas importaciones mediante el uso de energías renovables, pero cuyo crecimiento se ha dejado de apoyar, se perjudica retroactivamente y no se abre del todo la puerta al autoconsumo, por no afectar más a las grandes compañías eléctricas. También parecería, aún más lógico, aumentar la electrificación del transporte (casi el 40% del consumo energético según IDAE en 2010), porque reduciría el déficit de tarifa (como planteaba en mi post sobre el PIVE), permitiría seguir creciendo en renovables (con mayor valor añadido local y sin perjudicar a las grandes eléctricas), y a la vez reduciría las importaciones.

Cuál es el problema que impide que esto se haga y realmente se empuje el coche eléctrico decididamente? Es un tema de impuestos, tan simple como que cambiar el consumo de combustibles por consumo eléctrico aumentaría el déficit público al recaudar menos. Frente a este problema, el efecto de reducción de las necesidades de financiación por déficit comercial queda ensombrecido.

IMG_3430[1]

Me explico, apoyándome en los análisis del IIT para el observatorio BP. Analizando los flujos económicos, en la gráfica tipo Sankey se puede observar visualmente la importancia de la importación de combustibles y la gran participación en el consumo transporte y en los gastos netos de impuestos. Aunque la industria de refino aporta valor añadido y exporta derivados, el valor añadido del sector eléctrico es el doble (3,36 € Vs 1,67 € de valor por cada € en energía primaria). La clave que quiero resaltar es que el 84,6% de los impuestos netos recaudados provienen de combustibles fósiles o derviados, cuando suponen el 60,9% del gasto final. Cada € de gasto final en combustibles aporta 27,2 c€ de impuestos frente a 7,7 c€ que aporta el sector eléctrico.

Haciendo el simple cálculo de que un 10% del consumo en transporte fuera eléctrico (haciendo la simplificación conservadora de que el consumo eléctrico sería 1/3, aprox. 3€/100km Vs 10€/100km) resultaría en:

  • Una recaudación de impuestos 1138 M€ menor
  • Una importación de combustibles 2760 M€ menor
  • Un consumo final 3072 M€ menor (que podría destinarse a otros consumos que aportarían impuestos)

En mi opinión, ningún gobierno estará dispuesto a reducir 1138 M€ la recaudación (supondría incrementar aprox. en un 2% el déficit público o  en un 0,15% sobre el PIB) aunque pueda reducirse el déficit por balanza comercial/de pagos en 2760 M€ (20% del deficit cc de 13132 M€ en 2012). Por qué, a pesar de los beneficios en reducción de importaciones y “liberación” de capacidad de consumo? (eso sin contar con la reducción de impacto ambiental – cambio climático y salud por contaminación) Porque se nos mide por déficit público, es dónde están los objetivos y el déficit comercial ya se lo están corrigiendo la exportación y la baja demanda interna.

Como conclusión nos podemos plantear, debería incrementarse el impuesto a la electricidad como paso previo para que este cambio pueda producirse? Ya se ha avanzado en esta línea con la ley de impuestos a la generación, pero, conviene meter aún más carga a los consumidores, aunque dentro del consumo familiar la electricidad supone sólo un 2,5 %? (Datos de INE 2011, pero ha crecido ya desde un 1,4% en 2006) Llegar a que la electricidad aporte los mismos impuestos por € consumido que los combustibles requeriría aumentar impuestos un 350%… y pasaría aproximadamente a suponer un 3% del consumo familiar (sin contar aún electrificación del transporte) No parece tanto si lo comparamos con el 4,84% que los combustibles suponen para las economías familiares (la misma movilidad en kWh eléctricos sería menos de 1,5% con lo que el total del luz domicilio+movilidad estaría por debajo del 4,84% actual de combustibles).

Sería sostenible y funcionaría? Quizás sea la única manera?

Otra reflexión; de verdad necesita la sociedad que sea el estado quien empuje un cambio que tiene tantos beneficios para la propia sociedad, o más bien la responsabilidad la tiene cada uno?

Anuncios

4 pensamientos en “Electrificación del transporte, cuestión de impuestos?

  1. Pingback: The missing toll – (El peaje que falta…) | Energítaca – Energythaca

  2. Pingback: Movilidad eléctrica interurbana – Artículo | Energítaca – Energythaca

  3. Pingback: La única solución al déficit de tarifa y alguna propuesta más | Energítaca – Energythaca

  4. Pingback: Bono social y pobreza energética | Energítaca – Energythaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s