Jornada AEEE – Jóvenes y no tan jóvenes del sector

Organiza: Sección de estudiantes y jóvenes de la AEEE y Enerclub

Fecha: 19/09/2013

Lugar: Club Español de la Energía

cabecera AEEE

Resultó una jornada muy entretenida, e interesante, por las diversas opiniones que se defendieron en las mesas redondas. Incluida una anecdótica intervención que recojo como insólita; Una persona, explicando la tendencia hacia mayores costes fijos en la factura, indicó a los asistentes que quizás “estamos yendo hacia un nuevo concepto de eficiencia energética, en la que un padre no le dice a su hijo que apague la luz para ahorrar sino que le dice; niño, enciende más luces” Desde luego un nuevo concepto, tan nuevo como contrario al significado de eficiencia energética…

Aparte de esta “genialidad”, quiero resaltar en mi blog la participación de Miguel Ángel Fernández-Ordoñez, que con claridad y autoridad defendió las bondades de la competencia y de la huida de la competencia, para acabar con los problemas actuales del sistema energético español. La regulación debe fomentar la competencia, para lograr una mayor eficiencia en el sistema y que ésta se traslade al consumidor. Esta regulación debe ser realizada por las personas con mayor cualificación y con independencia del poder político. Además, la política de “campeones nacionales” es ineficiente y según se ha demostrado, una política que defienda un mejor mercado hace empresas más competitivas y más grandes. Es decir, obtiene mejores resultados que la defensa de las grandes empresas. En concreto en el mercado eléctrico, la integración también equivale a competencia, es decir, un operador/planificador de infraestructuras de red único europeo y la ampliación de las inteconexiones.

No fueron estos los únicos comentarios relevantes, por eso tan pronto tenga el link a la transcripción, la colgaré en este post.

Anuncios

Y si hubiera mayor competencia, habría tantas smarthomes como smartphones?

Leyendo sobre la altísima penetración de smartphones (a E. Dans y el informe Comscore) en España (de las pocas cosas -el paro no cuenta- de las que podemos presumir de líder europeo) vemos que posiblemente la causa principal sea el alto nivel de competencia en la comercialización con el subsidio de terminales.

Qué consecuencias tiene en los usuarios y en la economía, no está quizás tan analizado, pero incluye un aumento del consumo de información en general, de lectura (y de la fatiga visual), crecimiento del m-commerce, mayor interacción en redes sociales, o incluso efectos sobre el sueño.

Hay muchas razones por las que hay mayor competencia en la telefonía que en la energía, como la costumbre y/a las tarifas reguladas. Si comparamos el gasto familiar destinado a ambos, la creciente diferencia empuja a mirar más el consumo, así como el precio y el comercializador de energía.

Gasto familiar en telefonía y energía. Datos del INE

Gasto familiar en telefonía y energía. Datos del INE

Qué pasaría si en la comercialización eléctrica hubiera una dinámica competitiva de este nivel?

Me animo a plantear alguna posibilidad (aunque ya lo planteaba como una necesidad hace un año en este post):

Sigue leyendo